El patrón de la riqueza

Ya hemos hablado con anterioridad de El patrón de la pobreza, y de los comportamientos en los que solemos caer y que deberíamos evitar si queremos salir del círculo vicioso del gasto (ya dimos algunos trucos para aprender a poner límites a dichos comportamientos).

También hemos visto El decálogo de la riqueza, nuestra pequeña guía con los comportamientos que deberíamos adoptar para retirarse joven, y, en el artículo de hoy, vamos a ahondar en algunos de esos comportamientos y definir en qué consiste y cuáles son las características fundamentales del patrón de la riqueza.

Para empezar, vamos a plantear algunas preguntas:

  • ¿Sientes que le estás ganando la partida al dinero?
  • ¿Tienes múltiples fuentes de ingreso?
  • ¿Te sientes capaz de incrementar tus ingresos año a año?
  • ¿Inviertes tus ahorros?
  • ¿Tienes fuentes de ingresos pasivos?
  • ¿Están dando frutos tus inversiones?

Si has respondido afirmativamente a estas preguntas, enhorabuena, estás en el camino correcto hacia la riqueza. Si, por el contrario, tus respuestas no han sido positivas, no te preocupes, sigue leyéndonos en retirarsejoven.com y te iremos contando los trucos más interesantes.

 

EL PATRÓN DE LA RIQUEZA

Mucha gente dice que hay que vivir el día a día (en eso estoy 100% de acuerdo), que nunca sabes el tiempo que te queda de vida, que a lo mejor sales a la calle y te cae una maceta en la cabeza y que por eso hay que vivir hoy como si fuera tu último día en la tierra. Todo eso está muy bien y por supuesto hay que tratar de disfrutar el hoy, pero la realidad es que, en un país como España, por ejemplo, tenemos una esperanza de vida de más de 80 años, así que, aunque es posible que te caiga una maceta en la cabeza y no lo cuentes, la realidad es que lo más probable en términos estadísticos es que vivas 80 años y por tanto debes planificarte para esa situación.

En resumidas cuentas, si tienes 30 o 40 años, lo más probable es que te quede más de media vida por vivir y me imagino que tu preferencia será vivirla (al menos yo así lo pienso) de la manera más cómoda y confortable posible.

¿En qué consiste el patrón de la riqueza? Pues muy sencillo, se basa en un principio básico y no es otro que el hecho de que el dinero está para multiplicarlo, no para gastarlo. Dicho de otra manera, se trata de encontrar un equilibrio sano entre ingresos y gastos, que te permita tener un excedente mensual que puedas destinar a inversiones y que te proporciones ingresos pasivos para disfrutar de la vida que deseas el día de mañana.

Efectivamente, siento deciros que no hay una receta mágica que permita hacerse rico en un segundo (salvo situaciones excepcionales), pero lo que si os puedo decir es que, si empezáis hoy mismo a seguir los comportamientos propios de este patrón, dentro de unos años observaréis grandes resultados.

 

COMPORTAMIENTOS PROPIOS DEL PATRÓN DE LA RIQUEZA

El camino hacia la abundancia económica tiene varias fases, que debemos ir superando una a una. En cada una de esas fases, iremos asentando los comportamientos propios del patrón de la riqueza que resumimos a continuación:

 

CONTROL FINANCIERO

Ya hemos visto este punto con anterioridad, en el decálogo de la riqueza, y aunque sé de sobra que es el que menos nos gusta, quiero recalcar que es fundamental. Lo que no se puede medir, no se puede mejorar y eso es totalmente aplicable a nuestras finanzas.

El primer paso hacia la riqueza, es tomar constancia de nuestros ingresos y nuestros gastos y para ello debemos llevar un control estricto de las entradas y salidas de dinero en nuestras cuentas. Ya tendremos tiempo de ver en uno de los artículos, algunos trucos y consejos para hacer de esta tarea una tarea sencilla, pero por el momento quedaos con el concepto y empezad a ponerlo en práctica anotando todo lo que ocurre en vuestras finanzas.

 

 INCREMENTA TUS INGRESOS RECURRENTES PROCEDENTES DEL TRABAJO

Está claro que así dicho suena muy fácil y la realidad no lo es tanto, pero muchas veces la razón principal por la que no ganamos más dinero en nuestro trabajo es simplemente porque nos hemos conformado y relajado, o, en otras palabras, nos hemos acomodado con el paso del tiempo.

Sal de tu zona de confort y piensa si puedes dar un paso adelante en tu trabajo y pedir un incremento de sueldo, piensa en un cambio de posición dentro de tu empresa o incluso, mira cómo está el mercado laboral y estudia si puedes conseguir una mayor remuneración en otro lugar. ¡No te conformes! Esos euros adicionales que puedes conseguir son muy importantes para iniciar tu camino hacia la libertad financiera.

 

INVIERTE Y GENERA INGRESOS PASIVOS

 Si has ejecutado correctamente los puntos 1 y 2, seguramente estarás en una situación en la que tendrás un excedente mensual entre tus ingresos y tus gastos. La gente con malos hábitos financieros rápidamente le encuentra una utilidad a ese ahorro mensual, que no es otra que gastarlo en cosas que no producen ningún retorno.

Como decíamos al principio, el mantra del patrón de la riqueza es que el dinero está para multiplicarlo, no para gastarlo, y la manera de multiplicarlo es invertirlo y generar ingresos pasivos (recuerda que son los ingresos que no requieren de tu tiempo para generarse). Comienza con pequeñas inversiones y poco a poco ve cogiendo ritmo a medida que el “gap” entre tus ingresos y tus gastos sea mayor y puedas hacer más inversiones.

El proceso es lento al principio, pero llega un punto en el que se produce un efecto bola de nieve, ya que tus inversiones generan un dinero que ayuda a que el ahorro mensual suba y por tanto la inversión también lo haga. No desesperes, las cosas no ocurren de la noche a la mañana, pero si eres constante, los resultados llegarán.

 

CREA TU PROPIO NEGOCIO

 Seguro que tienes una pasión, algo que te gusta y que seguro que se te da especialmente bien. Piensa en esa actividad que no te cuesta realizar y que incluso realizarías gratis y conviértela en tu propio negocio. Probablemente eso que tú haces con mucho gusto es una tortura para otras personas. Sigue los siguientes pasos:

  • Descubre algo que te apasione y que suponga un problema para otras personas.
  • Busca la manera de solucionarlo
  • Hazte un experto en la materia
  • Cobra por tus servicios

Así de fácil y sencillo. Si das con la clave, conseguirás un ingreso extra o quién sabe, incluso tu nueva profesión.

 

INVIERTE EN TI MISMO. FÓRMATE.

 El mundo cambia muy deprisa, basta pensar en lo que ha cambiado la tecnología en los últimos años, así que formarse e invertir en ti mismo para estar al día, más que un hobbie es una obligación y una necesidad. No dejes de lado tu mejora continua y no caigas en el error de decir que no tienes tiempo para formarte, ya que, si hoy no tienes tiempo, el día de mañana tendrás todo el tiempo del mundo ya que probablemente te verás fuera del mercado laboral.

 

CUIDA A LOS DEMÁS

 Una de las cosas que me ha enseñado Juan es que no se puede esperar a ser rico para hacer las cosas que quieres hacer, sino que hay que empezar a hacerlas desde ya mismo. Personalmente pienso que la gente con más recursos tiene la obligación moral y ética de ayudar a los que menos tienen y es un completo error decir que ya ayudarás a la gente cuando tengas dinero. Empieza ya mismo y dedica, dentro de tus posibilidades, recursos económicos y tiempo a ayudar a los demás.

El universo es inteligente, y si das a los demás, te lo devolverá multiplicado para que sigas aportando.

 

CUÍDATE A TI MISMO. DATE CAPRICHOS

 Hay que cuidar a los demás, y también hay que cuidarse a uno mismo. El proceso que estamos indicando tiene un objetivo, y no es otro que vivir mejor y más cómodos, pero ello no puede ser a costa de sufrir condenados durante muchos años. Lógicamente no vamos a avanzar hacia la libertad financiera tomando cervezas o recibiendo masajes en un spa, pero disfrutar, alimentar la mente y el espíritu y recordarte a ti mismo porqué estás haciendo todo esto, te ayudará a hacer del camino una gran experiencia. Tomando cervezas y recibiendo masajes en un spa de vez en cuando, por ejemplo.

A modo de consejo, guarda todos los meses una parte de tu presupuesto para gastar en caprichos y en lujos, y gástatelo de verdad. Asegúrate de que tu mente recibe el mensaje.

 

Un abrazo fuerte y recuerda… EL OBJETIVO ES LA FELICIDAD, EL TIEMPO, NUESTRA LIBERTAD Y EL DINERO SÓLO UN MEDIO NECESARIO PARA LOGRAR EL OBJETIVO…

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.