Hay que tener huevos

Hacen falta huevos

En el artículo de hace dos semanas, fui un poco ácido con los expertos gestores que tenemos en nuestro país. Lo cierto es que no es todo negativo. Es decir, ¿es malo contar con la jubilación? Pues no. ¿Es malo tener un plan de pensiones? Evidentemente no. Lo malo es que sea tu única carta, porque no es la carta más sólida. Lo que hay que hacer es tener muchos huevos y muchas cestas. ¿Y cómo se hace esto? Desgraciadamente, la manera natural es empezar con un huevito y una cestita. Ese huevito es una semilla de la que pueden salir más huevos, y algún día tendrás un par de huevos. Los tienes que seguir cuidando y viendo cómo conseguir más. No toques los huevos. Sigue trabajando en conseguir más. Algún día tendrás tantos huevos o los tendrás tan gordos, que necesitarás otra cesta, y otra, y otra. Si consigues esto, cuando alguien te toque los huevos, te dará igual. Incluso cuando alguien te rompa los huevos, a ti te dará igual porque tienes tantos huevos que siempre estarás cubierto.

 

Cartera diversificada

Lo que esto significa es que hay que tener una cartera diversificada. Hay que tener muchas inversiones en muchos sitios de manera que, si una falla, tengas otra. Cuanto más tengas invertido (cuantos más huevos tengas) y cuantas más inversiones distintas tengas (cuantas más cestas tengas), mejor. Esto es simplemente de lo que estamos hablando. César, de pensando en invertir, te puede dar muchos consejos prácticos sobre los distintos activos financieros en los que te puedes apoyar.

 

El que mucho abarca poco aprieta

¿Cómo hago para diversificar si tengo muy poco? No puedes. Lo siento. Si tienes mil euros ahorrados, no es aconsejable meter 100 en acciones de Inditex, 100 en fondos índices, 100 en el banco, 100 en un plan de pensiones, etc…

 

Normalmente te tienes que apoyar en una inversión central. Necesitas identificar primero un pilar de crecimiento. Un pilar de crecimiento es aquella inversión que más renta te da. Al principio, todo tu esfuerzo y tus ahorros irán a alimentar ese pilar de crecimiento. Esta es la etapa más delicada. Es la etapa más delicada porque estás poniendo todos tus huevos en una misma cesta. Te la estás jugando a que tu inversión se desmorone y que te hunda el plan. Por ejemplo, imagínate que tu pilar de crecimiento son los inmuebles. Si tú quieres conseguir tener X pisos para conseguir unas rentas al mes de X, para luego empezar a diversificar, hasta que no llegas a tener tus X pisos, estás dedicándole todo tu esfuerzo a llegar al número de pisos y a las rentas que te has propuesto. Si en este momento pasara algo que hiciera que se te caiga la cesta, se te romperían todos tus huevos porque están todos en la misma cesta. Por eso es aconsejable empezar a poner huevos en otra cesta en cuanto los tengas, y no hacer una cesta muy grande.

El problema es que al principio no hay alternativa: no tiene sentido diversificar hasta que no tengas algo que diversificar. Primero hay que crecer en una inversión concreta; solo cuando esta inversión ha puesto sus huevos, puedes recogerlos y llevarlos a otra cesta.

 

El pilar de crecimiento

En nuestro artículo Multiplica tu dinero te contamos como ir aumentando tu patrimonio. Tu patrimonio son tus huevos. Te resumimos otra vez los pasos a seguir:

 

1: Toma el control de tu vida financiera

2: Despierta. Mira el estado de tus finanzas una vez que las tienes controladas y plantea un plan para aumentar tus ingresos

3: Una vez que hayas conseguido aumentar tus ingresos, no te gastes el excedente, ahórralo

4: Pon el dinero que consigues ahorrar a trabajar para ti

5: Sigue poniendo a trabajar todo lo que consigas en el paso anterior

6: Disfruta de tus rentas

2 respuestas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.