Haz crecer tu patrimonio neto

 

En anteriores artículos os hemos hablado de cómo marcar nuestros objetivos para conseguir la libertad financiera. Para ello es necesario calcular el coste de nuestra vida ideal, ver el patrimonio que se necesita poner a trabajar para ello, y definir la meta. A estas alturas ya tenemos claro por tanto cuál es nuestro patrimonio objetivo, el tiempo máximo que tenemos para conseguirlo y dónde queremos llegar en los próximos 12 meses.

Hoy os vamos a hablar de tres conceptos muy importantes, el primero más filosófico y los dos siguientes más concretos. ¡Vamos a ello!

Aquello en lo que te enfocas crece, ¡Enfócate en tu patrimonio!

 Seguramente habréis escuchado muchas veces esta frase, aunque sea en otros ámbitos, pero puedo deciros que es una realidad. La razón por la que muchas veces no avanzamos en nuestros objetivos es porque estamos a muchas cosas a la vez y no le ponemos la energía suficiente a cada una de esas cosas.

No pretendemos que dejéis todo y os centréis únicamente en hacer crecer vuestro patrimonio. A pesar de que este tema es muy importante (mucho más de lo que algunos creen), hay otras muchas cosas en la vida que lo son más todavía, pero sí que os pedimos que le dediquéis unos minutos cada día y unas horas cada semana. Con un poco de cariño, veréis que los resultados serán espectaculares.

Si os fijáis, en todo momento estamos hablando de enfocarse en el patrimonio, no hablando de enfocarse en los ingresos. Evidentemente cuantos mayores sean nuestros ingresos, más sencillo será hacer crecer nuestro patrimonio, pero lo importante en realidad es que la diferencia entre nuestros ingresos y nuestros gastos sea cada vez mayor, de modo que dicha cantidad pase a formar parte de nuestro patrimonio y lo pongamos a trabajar para nosotros.

Ya, pero, ¿y cómo nos enfocamos en nuestro patrimonio? Pues de una manera muy sencilla, midiéndolo y viendo su evolución en el tiempo. Aunque pueda parecer sorprendente, la mayoría de la gente no sabe qué responderme cuando les pregunto si sabe cuál es su patrimonio neto. Mi objetivo no es saber lo que tienen o dejan de tener, eso es muy personal, sino simplemente saber si controlan una variable que tiene tanta importancia en su vida presente y la va a tener en su vida futura. Si tú tampoco sabes responder con claridad a esa pregunta, no te avergüences, simplemente ponle remedio.

Pregúntate cómo trabaja tu patrimonio

En el punto anterior hablamos de focalizarnos en hacer crecer nuestro patrimonio, ya que lógicamente, cuanto mayor sea, más sencillo será lograr nuestra libertad financiera, pero este no es el único factor, ya que tan importante como el valor de nuestro patrimonio, es saber lo bien o mal que está trabajando este para conseguir nuestro objetivo.

Si recordáis, en el artículo cómo retirarse joven en 5 pasos, exponíamos la siguiente tabla. Una vez que habíamos determinado que el coste de nuestra vida ideal era de 3.000€/mes, calculábamos el patrimonio neto necesario utilizando una rentabilidad tipo del 4% (valor promedio de una cartera de riesgo razonable) y eso nos llevaba a la conclusión de que para lograr el objetivo necesitábamos 900.000€ de patrimonio.

Imagina por un momento que consigues que tu patrimonio rinda un 8% anual. En este escenario ya no necesitas 900.000€ para lograr tu libertad, sino la mitad, 450.000€. Dicho de otra manera, acabas de reducir drásticamente el tiempo necesario para lograr tu objetivo. Duplicar la rentabilidad para obtener un 8% no es sencillo y además puede ser arriesgado, pero nos sirve para ilustrar el concepto que ahora nos ocupa, que es el saber cómo trabaja tu patrimonio.

En el lado opuesto, se encuentra el caso de aquellas personas (muy común, por cierto), en el que no es su patrimonio el que trabaja para ellos, sino ellos los que trabajan para su patrimonio. Me refiero a aquellas personas que destinan todo su capital a comprar, o peor todavía, a alquilar, la vivienda en la que viven y que, además, pagan una cuota mensual por su coche, generalmente caro, todo esto sumado a otros caprichos.

No nos malinterpretéis, no pretendemos decirle a nadie cómo debe vivir y en qué debe gastar su dinero, simplemente pretendemos resaltar la diferencia entre que tu patrimonio trabaje para ti o que tu trabajes para tu patrimonio.

Seguramente más de uno estará pensando que el que se gasta todo su capital en la casa en la que vive y tiene un coche bonito y caprichos caros, es más feliz que el que tiene su patrimonio trabajando. Personalmente creemos que no es así. Hablamos de esto en nuestro artículo Hoy es todo lo que tenemos, no lo pierdas mañana.

Para terminar esta parte del artículo, queremos que te hagas la siguiente pregunta: ¿cómo trabaja tu patrimonio? Si tu respuesta es muy bien, entonces enhorabuena, si tu respuesta es bien, no te conformes y busca opciones para que trabaje mejor y si tu respuesta es mal, entonces cambia el enfoque y reestructúralo.

Herramientas para hacer crecer tu patrimonio

En la parte final del artículo Cómo conseguir independencia financiera indicábamos que en el primer año hacía falta conseguir un incremento de patrimonio de 16.000€ y que a medida que fuésemos perfeccionando nuestros conocimientos, dicha cifra aumentaría significativamente.

Para poder lograr el objetivo de ese primer año y los años sucesivos, habrá que utilizar todas las herramientas que estén a nuestro alcance y no solamente una o dos, que es lo que solemos hacer en general.

En este artículo no vamos a entrar en el detalle de cada una de ellas, ya tendremos tiempo en posteriores entradas, pero al menos si quería nombrarlas para que las tengáis en mente y empecéis a pensar en ellas.

Ahorro

Es la primera de las palancas para conseguir nuestra libertad y generalmente la que menos nos suele gustar, ya que asociamos ahorro con bajar nuestro nivel de vida. Lo primero que tenemos que entender es que hay muchas partidas de nuestro gasto que literalmente son “inútiles” y que no nos aportan prácticamente bienestar. Reconocer esas partidas y eliminarlas será el primer paso y para ello es importante que llevemos un control de nuestros gastos. Ya veremos cómo hacerlo de una manera práctica y ágil en uno de nuestros próximos artículos.

Incrementar los ingresos

Incrementar nuestros ingresos es lógicamente otra palanca muy potente para conseguir lograr nuestro objetivo. El problema es que generalmente estamos instalados en una zona de confort en el ámbito laboral y nos cuesta mucho movernos. La pregunta que nos tenemos que hacer en este caso es si somos capaces de conseguir sacar más rendimiento económico a las horas que dedicamos a trabajar. La respuesta es generalmente positiva, pero para ello deberemos dar un paso adelante en nuestra empresa o tomar un camino más drástico y cambiar de trabajo. Nadie dijo que fuera fácil conseguir la libertad financiera, pero te podemos asegurar que es muy gratificante.

Ya hablaremos más detenidamente de este tema en otro de nuestros artículos, pero sin que nos demos cuenta, cada uno de nosotros, influenciados por lo que nos rodea, nos fijamos un límite de manera inconsciente respecto a lo que debemos ganar y terminamos asumiendo que “eso es lo que hay”. Es lo que denominamos el termostato financiero. Si el tuyo está fijado en 1.500€/mes de salario, deberás trabajar para cambiar esa creencia y subirlo. No te conformes con subidas de salario del IPC en el mejor de los casos y pon tu mente a trabajar para generar más valor y que ese valor retorne a ti.

Inversión

Sin duda esta es nuestra palanca favorita y bajo nuestro punto de vista la más potente. Os aseguro que no hay que ser Warren Buffet para poder sacar un buen rendimiento al dinero procedente del ahorro y del incremento de ingresos.

Quedaos con la siguiente frase, el dinero que no se mueve va perdiendo valor con el tiempo, así que no cometáis el error de dejarlo guardado debajo del colchón. Poco a poco os iremos contando diversas maneras de sacarle rendimiento y ponerlo a trabajar para vosotros.

Negocios personales

Esta es la última pata, pero puede llegar a ser la más gratificante y beneficiosa para ti. De momento únicamente te pediré que vayas buscando aquello que te apasiona y pienses cómo puedes sacarle partido.

Un abrazo fuerte y recuerda… EL OBJETIVO ES LA FELICIDAD, EL TIEMPO, NUESTRA LIBERTAD Y EL DINERO SÓLO UN MEDIO NECESARIO PARA LOGRAR EL OBJETIVO…

 

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.