Invierte

No seré yo el que te recomiende que inviertas en esto o en aquello (aunque, si quieres, podemos sentarnos y ayudarte a planear tu jugada). Mi único consejo de inversión es el siguiente: invierte.

Imagina que en la historia que contamos en nuestro artículo de hace varios meses El plan para retirarse joven, en vez de elegir gasto, en cada paso, hubiéramos elegido inversión. Podría ser algo así:

 

Yo, hoy

—Nos va bastante bien. Mi mujer y yo tenemos buenos sueldos y estamos ya consiguiendo ahorrar quince o veinte mil euros al año.

Yo, dentro de dos años

—Ahora mismo llevamos dos años de estabilidad y tenemos unos treinta mil euros ahorrados. Esos treinta mil euros los hemos conseguido a base de currar un montón y de esforzarnos mucho. Y ahora, cariño, creo que lo mejor sería quedarnos con nuestra tartana y usar nuestros ahorros para pagar la entrada de un piso baratero pero decente. Al fin y al cabo nos vamos a gastar lo mismo en la hipoteca que lo que nos gastamos a día de hoy en alquiler.

 

Yo, dentro de otros tres años, o sea, dentro de cinco

—Han pasado tres años desde que nos compramos el piso. Me he puesto a echar cuentas y ahora mismo tenemos ahorrado algo más del doble de lo que pusimos para la entrada del piso. Te propongo una cosa: ¿Y si ponemos la entrada para otros dos pisos modestos? Ya, ya. Ya sé que no hemos acabado de pagar siquiera el primero…

Se compran los dos pisos con sendas hipotecas en vez de mudarse a un piso mejor. Ya tienen tres pisos y tres hipotecas. Los alquileres dan como para pagar dos hipotecas. Parte de su sueldo se va a pagar la tercera hipoteca. Eso sí, cada día que pasa, son propietarios de un poquito más de cada piso.

 

Otros 5 años más (Yo, dentro de 10 años)

—Hoy hemos pagado el último plazo de la hipoteca de nuestro primer pisito. Desde hoy, tenemos más ingresos por alquileres que hipoteca. Además, en mi trabajo me están reconocido el esfuerzo. Ahora tengo una posición buena (aunque joder el estrés con el que viene) y los últimos años hemos hecho los deberes. Vaya, que tenemos casi doscientos mil euros ahorrados y solo nos quedan dos hipotecas pequeñas. Cariño, creo que es el momento de rematar la faena. Con lo que tenemos ahorrado, podemos pagar la entrada de otro piso modesto y, además, la entrada de un piso ya bueno.

Una vez hecho esto tendríamos una casa buena para nosotros y cuatro pisos modestos para alquilar.

 

Mismas cartas, dos resultados

En el artículo El plan para retirarse joven vimos cómo, en 10 años de vida, el balance neto era un coche pintón, una furgo chula para llevar a los niños y un casoplón con un hipotecón: garantía de esclavitud hasta los 67. Todo cargas… Incluida la casa. ¿Que por qué la casa es una carga? Pues porque viola uno de los principios que proponemos en este blog: La inversión es lo primero. No es el hecho de comprarse una casa. Es el hecho de deshacerte de todos tus ahorros y, además, de hipotecarte por varias décadas:

  • Si gastas tus ahorros de hoy en una casa para vivir tú, no los puedes invertir
  • Si gastas tus ahorros de mañana (en forma de obligaciones hipotecarias), no los puedes invertir

O sea, tenemos una losa encima que nos impedirá invertir un Euro en muchos años: años perdidos.

En la historia paralela, el balance final es, también pasados 10 años, el siguiente:

  • Un piso bueno para vivir
  • Cuatro pisos modestos, uno pagado, dos casi pagados y uno con hipoteca nueva pero pequeña

Sin hacer nada más, en otros 5 años podrían tener un piso bueno pagado para vivir y cuatro modestos ya pagados para alquilar. Estarían jubilados.

Ya, claro, pero no tienen un coche pintón. Ya, pero están jubilados ¿Qué prefieres? Ya bueno, pero no tienen el chaletazo del siglo. Ya. Pero están jubilados. ¿Qué prefieres? En lugar de quedarles 20 o 30 años de trabajos forzados pueden jubilarse hoy. También pueden comprarse el chaletazo del siglo en otros cinco años, ojo. Se han abierto puertas al invertir. Siguen teniendo todas las opciones de gasto que tenían antes pero, ahora, con rentas pasivas adicionales que les dan la opción de dejar de trabajar si quisieran. ¿Qué prefieres?

Con las mismas cartas, se consiguen dos resultados bien distintos. ¿Qué prefieres?

Este es el poder que tiene la inversión.

 

La inversión te acerca a tu objetivo. El gasto te aleja

¿De qué te sirve a ti esta historia? La historia sirve para entender que para retirarse joven no hace falta dar un pelotazo. No hace falta un golpe de suerte y tampoco hace falta encontrar esa inversión genial que te haga rico de repente.

Con un plan, el nivel de matemáticas que ya casi tiene Raúl, el hámster de la hija de Isra Bravo, y un poco de cabeza, si empiezas con 30 años un plan similar al de la historia, con 45 puedes estar retirado. Literal. Ya, vale. Hoy empieza todo más tarde. Bueno, tienes razón. Has estado empanado hasta los 35 y empiezas ahora. No pasa nada. Con 50 estás retirado. Literal. Es que yo ya tengo 40… ¿Y qué? Empieza hoy y con 55 estarás retirado. Literal. Empieza hoy a elegir inversión frente a gasto.

Cada vez que inviertes, aunque luego salga mal, has abierto la posibilidad a que nazca un nuevo arbolito de dinero. Una vez que tengas suficientes arbolitos de dinero, podrás retirarte viviendo de su fruto.  Mi amigo Antonio habla de acciones de alto impacto. Invertir es siempre una acción de alto impacto, porque tiene el potencial de hacer crecer ese árbol de dinero. Aunque luego no salga, toda inversión es mejor que cualquier gasto por el simple hecho de que crea una posibilidad. Si no creas esa posibilidad, nunca se llega a materializar nada.

O sea, cada vez que inviertes, te acercas un poco al objetivo, cada vez que gastas, te alejas.

¿Y en que invierto? Pues mira, hay muchas opciones. César, en su blog Pensando en Invertir te puede ayudar mucho a plantearte tu estrategia de inversión. Nosotros también podemos sentarnos contigo y ayudarte pero, de momento, solo te vamos a dar dos consejos básicos para invertir. En realidad son pre-básicos, pero también son muy importantes.

 

Dos consejos básicos para invertir

Primero:

Diferencia perfectamente entre gasto e inversión. Ya hemos hablado de esto en nuestro artículo La inversión es lo primero. Aquí lo ponemos en una frase para que quede claro el concepto de inversión que le interesa a aquel que quiera retirarse joven:

Solo es dinero invertido el que se está destinando a algo que te da hoy, o en un futuro, aunque no esté garantizado, unas rentas. El resto es dinero gastado.

Segundo:

Invierte en activos. No en dinero. Llámalo activo monetario. Llámalo currency. Saca tu libro de economía y dime que el dinero es un depósito de valor. Lo que quieras, pero no ahorres en dinero. Ahorra en activos. Las acciones son activos, los fondos (según a que estén referenciados) son activos, el oro es un activo, el ladrillo es un activo. Los activos se pueden apreciar o depreciar (la economía va bien o va mal), pero el dinero tienes garantizado que se deprecia.

Un plan de  ahorro no puede basarse en ir acumulando dinero. Tiene que basarse en ir acumulando bienes que no se deprecien. En ir acumulando patrimonio.

Puedes sacar otra vez tu libro de historia económica y decirme que en el mundo ha habido periodos de deflación. Pues sí, pero han sido tan pocos que nos atrevemos a afirmar con rotundidad que tu dinero siempre va a ir perdiendo valor. No ahorres en dinero.

Un abrazo fuerte y recuerda… EL OBJETIVO ES LA FELICIDAD, EL TIEMPO, NUESTRA LIBERTAD Y EL DINERO SÓLO UN MEDIO NECESARIO PARA LOGRAR EL OBJETIVO…

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.